11 mayo, 2010

FRAZETTA: AMO DE LA ILUSTRACIÓN FANTÁSTICA (Parte 1)

Como homenaje a Frank Frazetta, les compartimos el artículo que Mauricio Herrera, ilustrador de arte fantástico escribió para el primer número de Comikaze, hace exactamente dos años.

*Mauricio ha destacado como ilustrador y dibujante de cómic para múltiples agencias. Fue uno de los impulsores del proyecto Mitos y Leyendas en Salo S.A, y fue editor gráfico del juego durante cinco años, creando más de 2500 ilustraciones fantásticas. Además es co- creador de Diablo, el primer comic chileno coloreado por computadora, y otros títulos como Skull y Salem. Hoy en día funge como cabeza del colectivo Berserker.
“Siempre tuve un concepto diferente de lo que debe ser una ilustración de fantasía heroica: el movimiento, la forma, los toques de color...es fácil aplicar la pintura a un lienzo, pero lo importante es lo que se dice con esa pintura (...) En mis libros hay una cierta imagen de los personajes, sus actitudes, su fuerza, sus poderes, que conforman la historia. Esto completa, embellece un texto y a veces, es más significativo. Ahí radica la verdadera creación, la mía.”

Frank Frazetta


¡Sí, lo admito! Mi Icon y mi Legacy son los tesoros más grandes de mi biblioteca gráfica y mi DVD de Painting with fire es el artículo que más me ha dolido prestar. Soy apenas uno de los millones de fans que tiene el señor Franklyn Frazetta, así que no esperen un desapego total de lo subjetivo en este texto. Pero lo que sí prometo es dar fe del porqué tantas personas lo consideran el maestro de maestros en cuanto a ilustración fantástica se refiere.

Es fácil defender la idea de que se trata de unos de los ilustradores más importantes de la historia y que ha sido referente para muchos artistas en formación a lo largo del mundo. También es fácil apuntar que tal influencia se mantiene presente y reconocible en muchos autores consagrados y ahora clásicos, así como que marcó las pautas visuales para el género de la fantasía heroica, reconocibles en ilustraciones, cómics, películas, animaciones y videojuegos.

A mi parecer hay un plus que hace a Frazetta un caso único frente a otros gigantes del mundo de la imagen, y es que su obra a lo largo de los años ha mostrado una particular visión del mundo, justo como la tendría un adolescente: su maestría y dominio de la forma está al servicio de la aventura, la acción y el heroísmo.

Nacido en Brooklyn, Nueva York, en 1928, Frazetta ingresó a la Fine Arts Academy a los ocho años, donde obtuvo una formación clásica en pintura, manejo de luces y trazo. En 1944, a los 16 años, comenzó su actividad profesional, primero como ayudante de ilustración en gouache, en temáticas de ciencia ficción. Poco después rescató a Snowman, personaje creado en su infancia, para publicarlo en la revista Tally Ho! # 1.

Atlético y hábil en el baseball, a los 17 recibió la oferta de jugar de forma profesional con los New York Giants, pero dejó pasar la oportunidad. En ocasiones Frazetta ha afirmado (aparentemente en broma) que su estilo de trazo rápido se forjó debido a sus ganas de terminar sus pinturas para poder jugar baseball. Si es así, benditas sean las actividades múltiples.

Su formación contó con muchos episodios interesantes: en una ocasión, el director artístico de la editorial Standard, Ralph Mayo, no estaba contento con su dominio de la anatomía, por lo que le dio un libro y le dijo: “Frank, tu material está muy bien, pero tienes que aprender algo de anatomía”. Éste se llevó el libro a casa y se pasó toda la noche copiando los dibujos, de la primera a la última página. Al día siguiente se presentó con Mayo y le dijo: “Muchas gracias, ya he aprendido anatomía”. Esto nos revela un aspecto de su perfil de autor y persona, que valida cómo el orgullo y la autoexigencia son el complemento de un talento innato.

Fritz continuó su carrera como dibujante de cómics en diversos géneros, destacando Shining Knight para DC comics, y Thun´da King of the Congo, creado e ilustrado de principio a fin por Frazetta, con guiones de Gardner Fox, para Magazine Enterprises. Después de realizar tiras de Flash Gordon y portadas para Famous Funnies, que publicó sus famosas ilustraciones de Buck Rogers (esas que influyeron a George Lucas), Frazetta dibujó sin crédito para Al Capp y su Li’l Abner por ocho años, y después probó suerte con Little Annie Fanny, personaje de la revista Playboy.

En 1962 entró de lleno a un terreno en el que su trabajo marcaría una pauta, cuando la editorial Ace Paperback lo contrató como portadista. Hasta entonces trabajaba mayormente en blanco y negro, pero a partir de ese momento comenzó a generar pinturas a todo color. El público transformó en un éxito de ventas todo lo que llevara una portada de Frazetta, quien en ese entonces realizó notables piezas para las novelas de personajes como Tarzan y Savage Pellucidar, de Edgar Rice Burroughs.

Frazetta tuvo que soportar una mala política de empresa, pues Ace conservó todos los originales de su obra, vendiendo algunos, regalando otros y destruyendo varios trabajos ¨viejos” que llegaron a acumularse en bodegas. Sin embargo, obtuvo el Award of Excelence de la New Yorker Society of Illustrators por su trabajo en Back to the Stone Age de Burroughs, cuarto título del ciclo de Pellucidar.

En lo personal, puedo dar fe de que muchos dibujantes no superan la frustración de ver cómo sus ilustraciones son tomadas como un producto más. El dibujante que trabaja en un área en la que debe firmar su trabajo se involucra en la tarea creativa a tal punto que no puede romper el vínculo con su obra. La empresa puede o no registrar la obra para uso comercial, pero entregar un original es algo que equivale a regalar un hijo a las galeras.
En 1964 Frazetta conoció a James Warren, editor de Eerie, Blazing Combat, Vampirella y Famous Monsters of Filmland, quien lo invitó a trabajar en su nuevo proyecto: Creepy. Está de sobra decir que la palabra “mítica” es la que mejor describe la etapa de Frazetta en el sello Warren.

Para 1965, la fantasía épica fue testigo de uno de sus momentos más determinantes momentos, cuando Frazetta fue contratado por la editorial neoyorkina Lancer Books, (la cual le ofreció el doble de lo que Ace Paperback le pagaba, así como poder quedarse con los originales), para que realizara las portadas de las novelas de Conan.

Estas fueron un éxito rotundo y le dieron a Frazetta un premio Hugo en 1966 (máximo reconocimiento de la ciencia ficción y la fantasía), en la categoría de Mejor Artista Profesional.

Conan encontró en Frazetta una interpretación visual que definió la interpretación del género: la fuerza de la escena a través de su composición dinámica; la caracterización de los estereotipos de personajes; los rasgos hostiles en un antihéroe; la batalla contra lo diabólico o lo sobrenatural, y la sensualidad de sus mujeres sin horas de gimnasio. Todos los clichés del héroe que se define por su acción estaban espléndidamente representados en sus composiciones…CONTINUARÁ
DATOS FRIKI:
*Las novelas de Conan con portadas de Frazetta vendieron más de 10 millones de copias, muchas de las cuales fueron compradas no por su contenido, sino por su arte gráfico.
*Hace unos años, el artista realizó una propuesta de poster para la cinta de vampiros From dusk till Dawn, de Robert Rodríguez. Sin embargo, esta no fue utilizada.

2 comentarios:

MANCHAS dijo...

Oigan chamos, me hicieron ver afortunadamente en el blog Search & destroy, que la portada del Bat out of hell 1 de Meat Loaf, la cual colgaron acá, no es de Frazetta, sino de Richard Corben. La que sí hizo Frazetta más o menos nueva y de hecho al disco le fue re bien, fue la del álbum debut de Wolfmother.

Saludos

Comikaze dijo...

Mil gracias por la aclaración Alfredo!

Ya está corregido :)

Un abrazo