20 marzo, 2014

LO QUE DEBES LEER: RACHEL RISING

¿Tienes dudas sobre comprar Rachel Rising, nuevo título de Editorial Kamite? En Comikaze sólo podemos decirte que corras a buscarlo, pues se trata de una verdadera obra maestra del horror. Olvídate de que está impreso en blanco y negro (¿acaso eso importó con The Walking Dead?) y no te pierdas de esta maravilla del maestro Terry Moore.  A continuación te dejamos este artículo, publicado hace apenas unos meses en las páginas de Comikaze #21.

Rachel Rising: la belelza entre la vida y la muerte
Por José Antonio Cris Valdés


Un día tranquilo, como suelen ser todos en medio del bosque cercano al poblado de Manson, hasta que un movimiento en la tierra rompe la calma. El suelo se agrieta, se resquebraja, y de pronto una mano se abre paso de entre las piedras. Un pie aparece, después una pierna; luego, toda ella: se trata de Rachel, quien desesperada, busca desenterrarse a sí misma.

Así comienza la historia de Rachel Rising, el más reciente trabajo de Terry Moore (sí, ése que en los años 90 cobró fama gracias a Strangers in Paradise, el cómic que le valió el Premio Eisner*.

Rachel se ha liberado de su entierro, han pasado las primeras ocho páginas y uno ya no puede parar de leer. Y digo mal leer, porque hasta ese momento el silencio ha jugado un papel sepulcral en la historia y el dibujo ha sido más que suficiente. Moore sabe jugar muy bien con las imágenes y contar historias a través de ángulos bien trazados. En silencio, nos atrapa.


Congelados, seguimos espiando: en un ligero vestido negro, Rachel se encuentra a sí misma descalza y sola en medio de la nada. Una soledad aparente, pues su desenterramiento es presenciado por una mujer cuya inquietante serenidad potencia el misterio de lo que ahí sucede. Rachel, desconcertada, no sabe qué le pasó e ignora que es observada por la extraña mujer, pero nosotros no, así que ahora también participamos, tenemos un secreto. El autor atina dando un lugar al lector, y es ahí donde somos enganchados.

De ahí en adelante, acompañaremos a la protagonista en su búsqueda por descubrir qué le sucedió y por qué están ocurriendo cosas tan extrañas en Manson, pues al parecer ella no es la única que experimenta una insólita relación con la muerte. Raros sucesos están enviando a más personas a tumbas improvisadas en el bosque, en las cuales no duran mucho, por cierto.



¿Muertos vivientes? ¿Neta, oootra historia de zombis?

Pues no. A pesar de su aspecto pálido y la sanguínea oscuridad de sus ojos, Rachel es todo menos un muerto viviente. ¿O es que todos los zombis tienen que ser asquerosos remedos de lo humano, que caminan con torpeza mientras un ojo purulento les cuelga por un lado y un brazo retorcido les arrastra por el otro? No para Terry Moore. Rachel es una chica de 28 años, delgada, con piel tersa, labios gruesos y nariz respingada; en pocas palabras, fácilmente nos enamoramos de ella.

Moore sale del cliché del muerto viviente y nos presenta una propuesta interesante: el muerto-vivo. Rachel piensa y actúa como una persona cualquiera, y sin embargo algo en ella la hace diferente, ya que puede caer desde un techo y destrozar un coche con su cuerpo sin experimentar daño (¿cuál podría sufrir un muerto?) o ver y sentir cosas que nadie más puede.

Lo peor del caso (para ella, porque para nosotros es muy agradecible) es que no sabe nada. ¿Qué le pasó? ¿Por qué tiene marcas en el cuello? ¿Por qué no tiene recuerdos? ¿Es un ángel, un fantasma o se encuentra en el limbo? Afortunadamente Moore no pretende darnos esa información, al menos no tan fácilmente. El misterio en las páginas de Rachel Rising hace que uno sienta como si estuviera viendo un capítulo de Twin Peaks.**


A primera vista se trata de un cómic sobre la muerte; sin embargo, al mismo tiempo Rachel Rising es una constante reflexión sobre la vida, a través de un personaje fenecido que, irónicamente, no puede morir. De hecho, cada capítulo de la serie abre con una frase de personajes tan diversos como Platón, Benjamin Franklin, Shakespeare, Séneca o Dalí, en torno a un mismo tema: la vida dentro de la muerte… ¿O es viceversa?

Pero no todo en el pueblo de Manson gira en torno a Rachel, pues Moore presenta un abanico de personalidades que enriquecen y dan realismo a la historia. El autor imparte cátedra en el diseño de personajes, dando vida a seres con características físicas y personalidad tan detalladas que los llenan de autenticidad, como sucede con Jet (la mejor amiga de Rachel), una chica ruda y algo antisocial, que a medida que avanza la historia se volverá una oscura protagonista en un giro inesperado de la trama. Por su parte, la estupenda tía Johnny trata de ser la voz de la razón y la cordura en medio de una situación que carece por completo de sentido (y no es que no esté acostumbrada a hablar con los muertos, dado que trabaja en la morgue de la ciudad). Y qué decir de la dulce Zoe, una niña de 10 años cuya ternura esconde a una asesina serial. Podemos apostar que los personajes que acompañan a Rachel se volverán tan entrañables como los de las series anteriores de Terry Moore.


How to draw… Rachel Rising
La maestría con la que se cuenta la historia no sería la misma sin la calidad del dibujo de Moore. Si bien el trazo de personajes es obviamente similar al que le conocemos (en ocasiones Rachel nos recuerda a la inolvidable Katchoo de Strangers in Paradise), los escenarios y el ambiente creado nos muestran a un Moore en busca de nuevos horizontes, maduro y preocupado por contar bien una historia visualmente. La conjugación plástica-narrativa es formidable.

El buen oficio de Moore se refleja en la forma en que resuelve las imágenes de terror. Que el lector no espere un cómic extremadamente oscuro y sangriento, pues el tono es de contrastes luminosos, un arte figurativo, realista, basado en blancos y negros sencillos pero detallados, con algunos tonos grises. No en vano en los últimos años el autor se ha dedicado a publicar tutoriales sobre cómo dibujar (sus ya populares How to draw… con diferentes temáticas en cada entrega). En fin, se trata de un trabajo portentoso.

La publicación de Rachel Rising corre a cargo de Robyn, la esposa de Moore, a través del sello editorial que ellos mismos fundaron: Abstract Studio. Al momento que esto se escribe, se han publicado dieciséis números, cuya historia puede seguirse a través de los recopilatorios que el sello ha lanzado (cada uno con seis números de la serie). De hecho, Moore ha comentado que la historia está planeada para veinticuatro entregas, que serán compiladas a su vez en cuatro tomos.

Altamente recomendable, Rachel Rising es una historia de misterio acerca de las pasiones de la vida y su inmortalidad.


*Pero ésa es otra historia, que puede revisarse en Comikaze #10

**Twin Peaks fue una serie televisiva de misterio, realizada por David Lynch y Mark Frost y televisada en 1990 por la cadena ABC. Imperdible, by the way.

Nuestro colaborador
Licenciado en Comunicación y maestro en Sociología por la Universidad Iberoamericana, ha sido articulista, fotógrafo y corrector de estilo en Indie Rocks!, Replicante, Ticket Master, Velocidad Crítica (Monterrey) y Comunidad Ibero, así como en la Editorial Hombre y Mundo. También escribe, postea y bloggea sobre música. Síguelo en musicallimbs.blogspot.com.

2 comentarios:

SSangre dijo...

creo que ya me convencieron

SSangre dijo...

Ya me convencieron