22 abril, 2016

HOMBRE DE ACERO, MUJER DE KLEENEX

Por Larry Niven 

Ensayo escrito en 1969 y publicado en la revista masculina Knight. Reproducido en la colección All the Myriad Ways © 1971 Larry Niven. Reproducido con permiso. Esta versión está basada en la conversión a HTML realizada por Steve Walstra. Traducción de Alberto Calvo. El texto que aparece entre corchetes eran notas al pie de página en el original. 


Más rápido que una bala. Más poderoso que una locomotora. Capaz de saltar altos edificios con un sólo impulso. Entonces, ¿Por qué no puede conseguir una chica? A la madura edad de treinta y un años[Superman apareció por primera vez en Action Comics, en junio de 1938], Kal-El (alias Superman, alias Clark Kent) permanece soltero. Es casi una certeza que aún sea virgen, y esto es un asunto serio. ¡La especie está en peligro! 

Un Superman soltero es un Superman con mucha movilidad. Muchos responsabilizan de esta condición a aquellos que fungen como cronistas de sus aventuras, pero los autores no tienen la culpa. Superman no es un inválido ni tiene problemas psicológicos, aunque a ciencia cierta no podemos decir que esté del todo cuerdo. ¿Cómo podría estarlo? Es un huérfano, un refugiado, un inmigrante. Su hogar ya no existe bajo forma alguna, salvo las toneladas y toneladas de peligrosas rocas de atractivos colores. Como niño y joven adulto, Kal-El debe haber tenido problemas para hallar una figura paterna adecuada. ¿Qué humano podría haber controlado su comportamiento antisocial? ¿Qué humano podría atreverse a castigarlo? Su comportamiento altamente social durante ese periodo indica un autocontrol inhumano. ¿Sería extraño pensar que Superman haya desarrollado esquizofrenia? 

Atrapado entre sus identidades humana y kriptoniana, eligió ser ambas, manteniendo las dos personalidades rígidamente separadas. Es evidente que existe una desesperación psicótica tras la defensa que hace de su "identidad secreta". Pero los problemas sexuales de Superman existen, y son estrictamente fisiológicos. La intención de este artículo es señalar los inconvenientes médicos de ser un kriptoniano viviendo entre seres humanos, así como sugerir algunas posibles soluciones. No podemos permitir que el humanoide kriptoniano sufra el mismo destino que el pterodáctilo o la paloma migratoria. 


I 
¿Qué excita a un kriptoniano? 
Superman es un alienígena, un extraterrestre. Su apariencia humana es sin duda resultado de una evolución paralela, de forma similar al parecido existente entre los marsupiales australianos y sus contrapartes mamíferas. Un nicho ecológico específico requiere de cierta forma, cierto tamaño, ciertas habilidades y ciertos hábitos alimenticios. 

Pero no hay que dejarse engañar por las apariencias. Superman no tiene nada que ver con los homo sapiens. ¿Qué despierta el instinto reproductivo de Kal-El? ¿Las mujeres kriptonianas tenían alguna sutil señal sexual durante la época apropiada del año? Si es así, lo más seguro es que Lois Lane no la tenga. Podemos especular que tal vez su aroma no es el adecuado por ser más similar al de un simio terrestre que al de una mujer kriptoniana. 

Un acto reproductivo entre Superman y Lois Lane sería como fornicación - y, de acuerdo a la Iglesia y a la ley común, lo sería.

II 
Asumamos la posibilidad de una relación sexual entre Superman y una mujer humana, a quien por conveniencia designaremos LL. Puede ser que Superman haya perdido la razón y esté convencido de que es Clark Kent; o puede que sepa lo que está haciendo pero ya no le importe. Treinta y un años es mucho tiempo, y puede ser que para Superman haya sido aún más. Tiene visión de rayos X, así que sabe que es lo que se está perdiendo. [No es correcto pensar que eso convierte a Superman en un fisgón. Una habilidad biológica debe ser usada. Tal vez de niño Superman no sabía que las cosas tenían una superficie, o al menos no hasta que aprendió a suprimir su visión de rayos X. Si millones de personas acostumbran usar sin ninguna pena ropa que no incluya plomo en el tejido, no es culpa de Superman]. 

El problema es el siguiente. Encefalogramas tomados de hombres y mujeres durante el acto sexual muestran que el orgasmo es similar a una "especie de placentero ataque epiléptico." Es decir, uno pierde el control sobre sus propios músculos. Sabemos que Superman ha dejado sus huellas digitales, accidentalmente, en acero y concreto sólido. ¿Qué podría hacer a la mujer que esté en sus brazos durante el equivalente a un ataque de epilepsia? 

III 
Consideremos la motivación sexual entre un hombre y una mujer, la monomaniaca búsqueda por lograr una mayor penetración. Recordemos también que estamos lidiando con músculos kriptonianos. Superman literalmente aplastaría a LL en sus brazos al tiempo que la desgarraría desde la entrepierna hasta el esternón, destripándola como si fuese una trucha. 


IV 
Finalmente, le volaría la tapa de los sesos. La eyaculación del semen es totalmente involuntaria en el hombre, al igual que en cualquier otra forma de vida terrestre. No sería razonable pensar que es diferente para un kriptoniano. Pero con músculos kriptonianos detrás de él, el semen de Kal-El emergería con la velocidad de una bala de ametralladora. [Uno se imagina que el hogar de los Kent en Smallville debe haber estado lleno de agujeros durante la pubertad de Superboy. ¿Cómo es que Lana Lang nunca lo notó?]. Por todo lo anterior, debemos asumir que una relación sexual normal entre LL y Superman es imposible. Tal vez la inseminación artificial nos de mejores resultados. 


Primero tenemos que obtener el semen. Los glóbulos surgirían a velocidades trans-sónicas. Superman tendría que eyacular y después volar frenéticamente tras el resultado para atraparlo en un tubo de ensayo. Asumiremos que está en la Luna, por cuestiones de privacidad y para evitar que el semen se evapore al entrar en contacto con el aire a esa velocidad. Por supuesto que él puede atrapar el semen antes de que se evapore en el vacío. Él es más rápido que una bala. Pero, ¿puede conservarlo? 

Todas las formas de vida kriptonianas que conocemos tienen superpoderes. Debemos asumir que esto incluye a los espermatozoides. Razonablemente podemos asumir que son vulnerables únicamente a la falta de alimento y a la kriptonita verde; que pueden viajar con la misma facilidad a través de agua, aire, vacío, vidrio, roca, acero hirviente, acero sólido, helio líquido, o el núcleo de una estrella; y que pueden alcanzar velocidades similares a la de la luz. 

¿Qué clase de tubo de ensayo podría contener a semejantes criaturas? El esperma kriptoniano y sus inusuales poderes nos darían muchos más problemas. Por el momento asumiremos (porque debemos hacerlo) que tienden a quedarse dentro del fluido seminal, el cual tiende a permanecer dentro de cualquier tubo de cristal común. De ese modo Superman y LL pueden realizar la inseminación artificial. Habrá al menos otra generación de kriptonianos. ¿O no? 


VI 
Un óvulo sale del ovario de LL y comienza su descenso a través de la trompa de Falopio. Poco tiempo después, decenas de millones de espermatozoides, liberados de un tubo de ensayo, inician su propio viaje a través de la trompa de Falopio de LL

El momento mágico se acerca... ¿Pueden los humanos reproducirse con los kriptonianos? ¿Tenemos un código genético similar? Es probable que LL tuviera más posibilidades de procrear con una mazorca que con Kal-El. Pero existen las coincidencias. Si los genes coinciden... 

Un espermatozoide llega antes que los demás. Penetra en el óvulo y forma un bulto en su superficie, la pared celular se vuelve más gruesa para prevenir que otros espermas puedan entrar. En el óvulo, ahora fertilizado, se suceden algunos cambios... 

Y diez millones de espermas kriptonianos llegan ligeramente tarde. Si se tratara de espermas humanos, su suerte habría acabado. Pero estas pequeñas criaturas invidentes son más poderosas que una locomotora. Una pared celular reforzada no las va a detener. Todas penetrarían en el óvulo, destruyéndolo por completo en una microscópica orgía de violación masiva. La inseminación artificial tampoco funciona. Pero los problemas de LL apenas comienzan. 

VII 
Hay decenas de millones de espermas kriptonianos frustrados dentro de su cuerpo. El óvulo es ahora demasiado difuso para ser su blanco, así que se dispersan. Lo hacen sin importarles lo que encuentren en su camino. Abandonan los microscópicos canales curvos y pronto se abren paso hasta hallarse libres en el aire. Eso deja a LL con millones de perforaciones microscópicas que llevan a su abdomen. La mayoría de los canales atraviesan una o varias vueltas de intestino. La peritonitis es inevitable. LL cae gravemente enferma. 

Mientras tanto, decenas de millones de espermas surcan el cielo sobre Metrópolis. 


VIII 
Esto es más serio de lo que parece. Consideren lo siguiente: esos espermas son virtualmente indestructibles. En algunos días o semanas morirán por falta de nutrientes. Pero en tanto eso sucede no se verán afectados por el calor, frío, vacío, toxinas, o cualquier otra cosa que no sea kriptonita verde. [O cualquier otra forma de kriptonita. Por ejemplo, existen pedazos de kriptonita roja que pueden convertir en gigantes a los kriptonianos. Imaginen diez millones de espermas del tamaño de una lombriz de tierra volando sobre la playa de Metrópolis tratando de fertilizar a las pelotas de playa... pero estoy divagando.] Y allí están, minúsculos pero peligrosos, pues cada uno de ellos tiene poderes supranormales. 

Metrópolis es sacudida por pequeños booms sónicos. Agujeros, quemados por el meteórico calor, aparecen como por arte de magia en toda clase de cosas: cristalería, esculturas, cerámica antigua, materiales eléctricos, madera, mascotas y ciudadanos. Algunos de los espermas alcanzarán la velocidad de la luz. La noche de Metrópolis cobrará vida con una red de delgadas y fantasmales líneas azules de radiación Cherenkov. Y mujeres a las que Superman nunca ha conocido se encontrarán en una delicada situación. 

Recordemos que LL no podía quedar embarazada porque había demasiadas de las pequeñas bestias ciegas. Pero cada vez que un esperma se acerque a un óvulo humano no fertilizado, atacará. ¿Qué tan cerca puede ser suficiente? ¿Unos cuantos centímetros? ¿Son los espermas atraídos por señales químicas? Es probable. Metrópolis tiene una población de millones, y los espermas kriptonianos podrían viajar un largo y enredado camino, billones de kilómetros, antes de rendirse y morir. La posibilidad de miles de embarazos existe. [Si el adolescente Superboy juega consigo mismo nos encontramos con el mismo problema en Smallville]. Habría miles de demandas. Pero Superman podría pagar sin problema. Existe un truco para estrujar un pedazo de carbón hasta transformarlo a su alotrópica forma de diamante... 


IX 
El análisis anterior nos da una parte de la respuesta. En nuestro experimento con inseminación artificial debemos utilizar un sólo espermatozoide. Esto no debe presentar mayor dificultad. Superman puede usar su visión microscópica y un par de pequeñas pinzas para separarlo del resto. 

X 
En su desesperación, ese único esperma podría atravesar el abdomen de LL a velocidades transónicas, causando un problema. ¿Existe algún modo de detenerlo? Sí, lo hay. Podemos exponerlo a kriptonita dorada. La kriptonita dorada, hay que recordar, puede robar a un kriptoniano todos sus superpoderes de manera permanente. Si expusiéramos al propio Superman a la kriptonita dorada, eso resolvería todos sus problemas sexuales, pero sería Clark Kent para siempre. Así que esa solución resultaría demasiado drástica. Pero podemos exponer el tubo de líquido seminal a la kriptonita dorada y entonces usar las técnicas usuales para la inseminación artificial. Haciendo esto podemos conseguir que LL quede embarazada sin matarla en el proceso. ¿Problema resuelto? 

XI 
Aún a pesar de haber sido expuesto a la kriptonita dorada, el espermatozoide aún posee genes kriptonianos. Si estos son recesivos, LL estará alojando a un feto humano. No habrá nadie más como Superman; pero ya no tendremos que preocuparnos por el bienestar de la madre. Pero si algunos o todos los genes kriptonianos son dominantes... 

¿Puede el infante usar su visión de rayos X antes de nacer? Es posible que con ese poder pueda ver aún con sus ojos cerrados. Eso dejaría a LL estéril. Y si el niño empieza a usar su visión de calor las cosas se pondrán aún peor. Pero cuando empiece a patear, se acabó. Pateará hasta hallar el aire libre, matando a su madre y a sí mismo en el proceso. 


XII 
¿Existe alguna solución? De hecho hay varias, pero todas tienen sus inconvenientes. Podemos hacer que LL use un cinturón de kriptonita [Para nuestra conveniencia, todas las formas de kriptonita se encuentran disponibles en cantidades ilimitadas. Se ha calculado, en base a la increíble cantidad de kriptonita que ha caído en la Tierra desde la explosión de Kriptón, que ése planeta debe haber tenido una masa superior a la de todo nuestro sistema solar. 

Todo apunta a que el "planeta" Kriptón era en realidad una estrella enana negra en proceso de enfriamiento, parte de un sistema binario junto con una gigante roja]. Pero usar poca kriptonita podría no evitar que el niño la lastime, en tanto que demasiada kriptonita podría afectar e incluso matar al bebé. ¡Y cantidades intermedias podrían permitir ambas cosas! Y no existe una forma segura de experimentar. 

Una mejor solución sería hallar una madre-huésped. Aún no hemos considerado la posible existencia de una Superchica. [Ella no se puede reproducir con Superman porque son primos. Sólo un ignorante insistiría en el tema]. Ella podría llevar al niño sin ningún problema. Excepto porque ella tiene una identidad secreta, en la cual no está casada. Si resultase que ella está embarazada, probablemente la correrían de la escuela. 

Una mejor solución sería implantar el feto dentro del propio Superman. Existen lugares dentro del abdomen de un hombre donde un feto podría encontrar los nutrientes necesarios para crecer, como un parásito, sin causar ningún daño innecesario a los órganos circundantes. Presumiblemente Clark Kent puede ausentarse más fácilmente de su trabajo que Supergirl de la escuela de su alter ego

Llegado el momento, el bebé nacería por cesárea. Tendría que ser removido de manera prematura, pero mientras recibiese una alimentación adecuada no tendría ningún problema para sobrevivir en una incubadora. El problema de cortar la invulnerable piel de Superman lo dejo como un ejercicio para los lectores más alerta. 

La imagen de un Superman embarazado cruzando los cielos de Metrópolis es algo que desafía la imaginación. Batman evitaría ser visto en su compañía, y extrañas bromas circularían entre los internos de las prisiones... pero la raza de Kriptón estaría finalmente a salvo.


4 comentarios:

Frank WolfSnake dijo...

Solo tengo un comentario... Es un comic, y en el universo de los comics la realidad no aplica como la conocemos... Asi que invierte tu tiempo en analizar algo real y no algo basado en fantasia.

Comikaze dijo...

Si revisas bien el texto, no fue escrito por algún colaborador de Comikaze, sino por el prestigiado novelista de ciencia ficción estadounidense Larry Niven. Lo que lees aquí es una traducción de su texto publicado en 1969.

Ricardo Zavala Contreras dijo...

Discutir estas posibilidades sólo puede llegar a tal detalle acompañado de unas cervezas. De lo más divertido.

cavc94 dijo...

A la fecha, este texto no tiene la misma validez. En la continuidad actual, un kryptoniano desarrolla sus poderes hasta la adolescencia, así que la inseminación, embarazo y lactancia no supondrían mayor problema para la madre.